5
(1)

¿Y si nosotros somos los aliens?


Es generalmente aceptado que el Universo debe estar lleno de vida. Cuando se fundó el SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence) en 1984 con el objetivo de explorar, entender y explicar el origen y naturaleza de la vida en el Universo, se emprendió esta búsqueda con poco más que una corazonada: no podemos ser únicos en un lugar tan grande. Por pura probabilidad, tienen que haber otros seres y otras civilizaciones. No solo eso, sino que deben haber miles, sino millones de estas civilizaciones en un Universo infinito. Nosotros vivimos en una esquina de esta infinidad, o como Carl Sagan solía decir: en la orilla de un océano cósmico. Se ha estimado que existen entre 100 y 400 mil millones de estrellas en la galaxia, de las cuales la mayoría podrían tener planetas, y unos cuantos podrían ser habitables. Actualmente la NASA reconoce la existencia de más de 4 mil exoplanetas, pero se estima que hay al menos 300 millones de planetas similares a la Tierra tan solo en nuestra galaxia

Como discutimos anteriormente aquí, aun si existieran civilizaciones, la misma grandeza del Universo, no solo en tamaño sino en tiempo, nos impediría contactar con la mayoría de éstas. Este mes se publicó en Nature una nueva forma de afrontar el problema cambiando un poco la perspectiva, ¿desde qué estrellas se puede observar a la Tierra? ¿Qué hay de las, teóricamente posibles, civilizaciones que tenemos en nuestro vecindario de la Vía Láctea? 

Hasta ahora la búsqueda de vida inteligente, o en realidad, simplemente la búsqueda de vida está limitada por nuestra tecnología y por nuestra posición en los suburbios de la vía láctea. Lo que hacen los astrobiólogos es observar los tránsitos, es decir la tenue sombra que dejan los planetas al pasar frente a su estrella. Hace unas semanas se publicó, también en Nature, un método para detectar moléculas biomarcadoras, es decir moléculas que son producto de actividad biológica. Este método se basa en analizar la complejidad de las moléculas, más que solo su composición, ya que no sabemos qué tipo de metabolismo podrían tener otras formas de vida. Pero lo que sabemos es que las moléculas de la vida son varios órdenes de magnitud más complejas que las demás moléculas. Claro que las moléculas complejas sí se pueden formar en sistemas no-biológicos. La diferencia radica en que, en un sistema biológico, estas moléculas complejas estarán presentes en abundancia, mientras que en un sistema no-biológico, estas son formadas al azar y por lo tanto serán muy raras.

Para estudiar la vida en el Universo tenemos un tamaño de muestra de n= 1, pero sabemos que la vida empezó muy temprano en la historia del planeta Tierra. Los datos de isótopos indican que la vida empezó hace 3500 – 3800 millones de años, lo cual coincide con el fin de la fase de bombardeo en el Sistema Solar. Esto es muy alentador, porque podría indicar que la vida se forma tan rápido como le es posible. Hasta aquí hablamos de formas de vida bacteriana, pero la vida en la Tierra siguió desarrollándose y tenemos animales hasta mucho tiempo después, hace apenas 500 millones de años. No obstante, las señales de vida inteligente empezaron a emitirse hasta hace solo 100 años, cuando empezamos a transmitir ondas de radio. Es decir, alrededor del planeta hay una esfera de 100 años luz de radio que contiene todas nuestras comunicaciones. Esto equivale a unos 30 parsecs. Este número es importante, porque marca nuestro nacimiento como civilización, y solo las civilizaciones de los planetas que estén dentro de esta esfera podrían saber de nuestra existencia. Si nos remontamos a nuestra pregunta inicial, hasta hoy nuestras ondas de radio han alcanzado solamente 75 estrellas. Puede parecer desalentador, pero ahora los astrobiólogos pueden enfocar sus esfuerzos de búsqueda a este grupo pequeño de estrellas para quienes nosotros somos los aliens.


¿Quieres saber más?

Witze, A., 2021. The 2,000 stars where aliens would catch a glimpse of Earth. Nature. doi.org/10.1038/d41586-021-01692-7
Kaltenegger, L., Faherty, J.K. 2021. Past, present and future stars that can see Earth as a transiting exoplanet. Nature 594, 505–507  doi.org/10.1038/s41586-021-03596-y

  • Artículos
Juámas Administrator
Productor en La BioZona

Soy biólogo, nacido en Ecuador pero egresado de la Facultad de Ciencias de la UNAM, en México y Oaxaca es mi lugar favorito del planeta Tierra. Desde siempre he estado interesado en la biología, incluso antes de saber que uno podía estudiar para ser biólogo.

Puedes visualizar mi presentación completa haciendo clic aquí, muchas gracias por seguir mi trabajo <3.

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este artículo.

Ya que has encontrado útil este artículo...

¡Compártelo con tus amigos!

Siento que este artículo no te haya gustado...

¡Déjame mejorar este artículo!

Dime, ¿Cómo puedo mejorar este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Ir al contenido