5
(9)

¿Sabías que existen hongos que se alimentan de la radiación?

Los hongos son organismos eucariontes, es decir, sus células poseen un núcleo. No pertenecen al reino Plantae, ya que en lugar de celulosa, su pared celular está conformada por un polisacárido llamado quitina. Además, son heterótrofos, es decir, requieren de otros seres vivos para obtener su alimento. ¡Los hongos conforman su propio reino: El Reino Fungi!

Algunas especies de hongos son bioindicadores, es decir, poseen la capacidad de acumular sustancias que se encuentran tanto en la atmósfera como en el suelo. Tras el desastre nuclear en Chernóbil, en el cual el reactor 4 sufrió una explosión que liberó grandes cantidades de radiación, los hongos fueron los primeros organismos en reaparecer y los científicos querían entender cómo podían prosperar en un entorno así. Para responder a esto, tomaron muestras cerca de la zona del reactor, dónde encontraron hongos saprófitos del suelo y plantas. Pudieron observar que las especies Cladosporium sphaerospermum, Penicillium hirsutum, Aspergillus versicolor y Aureobasidium pullulans estaban adaptadas a dosis altas de radiactividad. Curiosamente también encontraron que la mayoría de los hongos aislados contenían una pigmentación negra.

Esta sustancia se trataba de la melanina, un biopolímero de estructura química compleja que, en humanos, es el pigmento que da color a la piel y al cabello. Se demostró que el hongo Cryptococcus neoformans sintetiza la melanina en condiciones de adversidades ambientales, algunas de ellas siendo las temperaturas altas o bien la radiación directa del sol. Estos hongos utilizan la melanina para aprovechar la radioactividad y potenciar su crecimiento. 

También se observó que la especie Cladosporium sphaerospermum predominó en el reactor nuclear destruido y que su crecimiento aumenta en presencia de radiaciones ionizantes; estas radiaciones se encuentran constituidas por partículas, o bien, ondas electromagnéticas de alta frecuencia.

En otras palabras, estas especies de hongos utilizan la melanina para convertir la radiación ionizante en energía química y así obtienen sus nutrientes. Este proceso es semejante al que las plantas emplean para sintetizar compuestos orgánicos a partir de la radiación solar, que posteriormente les servirán como alimento; sin embargo, el tipo de radiación que utilizan es diferente. Los científicos han llamado a estas especies de hongos como radiotróficas.

La adaptabilidad juega un papel muy importante dentro del mundo natural, y los hongos radiotróficos no son la excepción, nos demuestran que la vida se abre camino”.

¿Quieres saber más?

Zhdanova, N., et al. (2000), “Fungi from Chernobyl: Mycobiota of the inner regions of the containment structures of the damaged nuclear reactor”, Mycological Research, 104 (12): 1421-1426.

Hongos radiotróficos: se benefician de la radioactividad

Urán, M. E. & Cano L. E. (2008). “Melanina: implicaciones en la patogénesis de algunas enfermedades y su capacidad de evadir la respuesta inmune del hospedero“, Infectio, 12 (2): 128-148.

  • Artículos
Lili la bióloga Contributor
Colaboradora en La BioZona

Soy Bióloga con Maestría en Gestión ambiental, me dedico a estudiar macrohongos y me gusta todo lo relacionado a ellos. Además de ser colaboradora en La BioZona también tengo un proyecto llamado Biologando. En mis tiempos libres me gusta leer, así como discutir temas científicos y sociales.

follow me

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 9

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este artículo.

Ya que has encontrado útil este artículo...

¡Compártelo con tus amigos!

Siento que este artículo no te haya gustado...

¡Déjame mejorar este artículo!

Dime, ¿Cómo puedo mejorar este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Ir al contenido