5
(1)

Drosophila melanogaster, más conocida como la mosca de la fruta, es uno de los organismos de mayor utilidad en la investigación.

Esto se debe a su corto ciclo de vida, de aproximadamente dos semanas, y al fácil cultivo en condiciones de laboratorio, lo que ha dado lugar a una acumulación de un amplio conocimiento sobre esta especie. Si dejas los bananos mucho tiempo en el frutero, empezarás a ver volando sobre ellos unas pequeñas moscas, y si te detuviste a verlas a detalle notarás sus característicos ojos rojos. También le llaman mosca del vinagre, y mide entre 2 y 3 mm, su cuerpo es gris claro con un patrón de áreas claras y oscuras como líneas en su abdomen. Se encuentra distribuida por todo el mundo, pero es especialmente abundante en frutales, ya que se alimenta de frutas en descomposición, donde pone sus huevos y luego crecen sus larvas.

Pero ¿Qué hace tan especial a este organismo para ser considerado como un organismo modelo? Un organismo modelo es un organismo muy utilizado en variedad de experimentos, en el caso de la mosca de la fruta principalmente de genética y medicina. Pues bien, esta mosquita es muy abundante, fácil de capturar y de cultivar en laboratorio. El cultivo se realiza en pequeños recipientes de vidrio, como los de alimento para bebé, y consiste en una papilla que sirve de alimento para los adultos, sustrato para los huevos y alimento para las larvas. Su ciclo biológico es de entre 10 y 11 días con una gran cantidad de descendientes, lo que permite evaluar en corto tiempo varias generaciones, ideal para estudiar herencia de información genética, es fácil diferenciar machos de hembras por la coloración y forma del abdomen. En los laboratorios se cultivan variedades con mutaciones como individuos de ojos blancos, alas curvas, alas vestigiales, cuerpo negro o cuerpo amarillo.

Otro dato de mucho interés es que la mosca de la fruta fue el primer animal enviado al espacio. En 1947, junto con unas semillas, un grupo de moscas de la fruta fueron enviadas al espacio con el fin de evaluar los efectos de los cambios en altura, radiación, aceleración, entre otros, en estos organismos. Llegaron a 109 km de altura a bordo de un cohete V2, lo que técnicamente las convierte en el primer animal en el espacio. La buena noticia es que regresaron sanas y salvas a la tierra. De allí en adelante hacen parte de las investigaciones de la NASA, al punto que tienen su propio laboratorio ‘Fruit Fly Lab’ y siguen siendo utilizadas para la investigación en la Estación Espacial Internacional. La próxima vez que las veas sobre el frutero, piensa en que llevan más de un siglo ayudando a la investigación, siendo protagonistas en estudios que lograron varios premios Nobel y antes de espantarlas, como agradecimiento deberías dejarles su propio banano.

¿Quieres saber más?

Moscas de la fruta en la Estación Espacial Internacional

Fruit Fly Lab

Una mosca molesta o la principal “estrella” de la investigación

  • Artículos
Macairodonte Contributor
Colaborador en La BioZona

Soy de Bogotá – Colombia, después de estudiar varias cosas por puro interés, finalmente me quedé en la facultad de Ciencia y Educación de la Universidad Distrital de Bogotá para graduarme de Licenciado en Biología (en Colombia te formas como Licenciado para ser profesor), cursé mi Maestría en enseñanza de las ciencias exactas y Naturales en la Universidad Nacional de Colombia. Me especialicé en Pedagogía Conceptual y me dediqué por algunos años a ser Formador de Formadores.

Mi amor por la Biología lo debo a mi primer Gran Maestro, mi abuelo, que en el campo me enseñó lo que toda una vida aprendió sobre plantas y animales. Soy amante de la naturaleza, por eso me gusta el trekking, la escalada, el montañismo, el campismo y toda actividad que me mantenga cerca del verde. Tengo buen ojo para ver en las salidas de campo lo que no todo el mundo ve fácilmente y me encanta hablar de cada bichito y planta que nos encontramos. 

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este artículo.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este artículo no te haya gustado!

¡Déjame mejorar este artículo!

Dime, ¿Cómo puedo mejorar este artículo?

1 comentario en “Pequeños astronautas, de los bananos a la estación espacial”

  1. Fabián Cortés

    Resulta sumamente entretenido y concreto el artículo. Y si, consideraré seriamente dejar su propio banano a nuestros amiguitos… Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15585

¡Oye espera! Ahora puedes...

Suscribirte a nuestra lista de correos,

así estarás al tanto de las últimas novedades.

Ir arriba
Ir al contenido