5
(4)

En 1993 Jurassic Park salió en cines. En ella, el protagonista, Dr. Alan Grant, menciona cómo el esqueleto de un Velociraptor se parece mucho al de un ave, a lo que sus colegas contestan riéndose. Casi 30 años después, en 2022, podemos ver dinosaurios cubiertos de plumas en la más reciente entrega de la serie Jurassic World. Además, en el documental Prehistoric Park podemos ver dinosaurios que además de estar cubiertos de plumas parecen más aves que dinosaurios.

Hoy en día es bien sabido que las aves evolucionaron de los dinosaurios. Y aunque eso es verdad, no es la manera más apropiada de decirlo, pues se puede entender como que las aves han dejado de ser dinosaurios. En realidad, las aves son dinosaurios tan propiamente como lo eran los Velociraptor y Tyrannosaurus que estamos acostumbrados a ver en los medios.

Pero, ¿cómo sabemos esto si los restos de la mayoría de los dinosaurios son solo pedazos de huesos? Afortunadamente, hay fósiles (aunque raros) de dinosaurios que se encuentran en excelente estado. Entre estos se encuentra la primera pista a esta adivinanza: un fósil de Archaeopteryx encontrado en Alemania en los 1870s (Figura 1). El fósil estaba tan bien conservado que se podían apreciar las plumas en las alas y la cola. Sin embargo, varias características de su esqueleto revelaban que no era exactamente un ave todavía. Aun así, este hallazgo hizo que muchos se preguntaran si los dinosaurios y las aves estaban relacionados.

Figura 1. El increíble fósil de Archaeopteryx, en el que podemos fácilmente apreciar la impresión de sus plumas. 

La respuesta a esta pregunta apenas empezaría a aclararse en 1969. Un paleontólogo estadounidense llamado John Ostrom encontró el fósil de un dinosaurio al cuál llamó Deinonychus. Notó que los huesos se parecían mucho a los huesos de las aves, aunque el esqueleto era diferente. Esta peculiaridad llevó a su estudiante, Robert Bakker, a ilustrar a Deinonychus corriendo similarmente a un avestruz (Figura 2). Además de insinuar el origen de las aves, esta ilustración revolucionó la manera en la que se interpretaba a los dinosaurios, pues la gente se dio cuenta de que no eran reptiles lentos e inactivos. John Ostrom incluso sugirió la posibilidad de que los dinosaurios podrían tener plumas, como las aves con las que los compararon. Sin embargo, se enfrentó a escepticismo, y la respuesta a su pregunta no llegaría hasta más de veinte años después.

Figura 2. La ilustración de Deinonychus realizada por Robert Bakker en 1969 que se encargó de revolucionar nuestro entendimiento de los dinosaurios.

En 1996 un granjero en la provincia de Liaoning, China, encontró el fósil completo de un dinosaurio al que se le llamó Sinosauropteryx (Figura 3). Este fósil estaba cubierto de plumas; pero, a diferencia de Sinosauropteryx, no eran solo impresiones de las plumas, estas se habían fosilizado también. Bueno, en realidad eran protoplumas: una estructura que más adelante daría origen a las plumas verdaderas, y compuestas por el mismo material. Estaban tan bien conservadas que incluso se podía apreciar el patrón de color del animal en vida.

Figura 3. El fósil original de Sinosauropteryx que fue encontrado en China. Las marcas oscuras en la espalda y cola del animal son lo que queda de las protoplumas. 

En los años siguientes se descubrieron muchos más fósiles de dinosaurios con plumas, cada vez más parecidos a las aves, así que ya sabemos que los dinosaurios, en efecto, evolucionaron a las aves modernas. Sin embargo, ¿cómo fue que desarrollaron plumas y comenzaron a volar?

Es evidente que dinosaurios como Deinonychus o Sinosauropteryx, aunque recubiertos por plumas y protoplumas, no podían volar como las aves hoy en día. Entonces, ¿por qué tenían plumas? La respuesta más probable es que las usaran para realizar despliegues atractivos hacia las hembras, como los pavorreales. Sabemos esto porque se han detectado pigmentos en las plumas y protoplumas fosilizadas, llamados melanosomas, que les dan diversos colores a las plumas de las aves modernas.

Lo más probable es que las plumas hayan evolucionado con esta función. Eventualmente estas empezaron a resultar útiles para algunos dinosaurios. Para aquellos que vivían y cazaban en los árboles, las plumas actuaron como estructuras que les facilitaban planear de una rama a otra. Mientras tanto, a los dinosaurios que cazaban en el suelo, estas estructuras les permitieron realizar saltos para alcanzar a sus presas con mayor eficiencia. Esto significa que es probable que el vuelo se haya originado de más de una sola forma. Así, las plumas de estos animales cambiaron su forma a lo largo de millones de años, hasta que pudieron finalmente alzar el vuelo.

Hoy en día vemos dinosaurios casi a diario volando en el cielo o perchados en árboles, pero cuesta todavía creerlo. Afortunadamente, la idea de que las aves son dinosaurios está emprendiendo el vuelo, y podemos esperar que el contenido que vemos en televisión continúe con la tendencia de mostrar a los dinosaurios de forma cada vez más fiel a la realidad. De esta forma, las respuestas escépticas que recibieron John Ostrom en 1969 y Alan Grant en Jurassic Park quedarán enterradas como los fósiles de las primeras aves.

¿Quieres saber más?

Brusatte, S. (2018), “The Rise and Fall of the Dinosaurs: A New History of Their Lost World“, HarperCollins Publishers.

Benton, M. J. (2021), “Dinosaurs: New Visions of a Lost World“, Thames & Hudson Ltd.

Lefèvre, U., et al. (2020), “Feather Evolution in Pennaraptora; Foth, C., Rauhut, O. (eds). The Evolution of Feathers“, Fascinating Life Sciences, Springer.

Li, Q., et al. (2014), “Melanosome evolution indicates a key physiological shift within feathered dinosaurs“, Nature, 507 (7492): 350-53.

  • Artículos
Alfonso ST Contributor

Desde que era niño mi pasión eran los animales, en especial los dinosaurios. Estudié biología en la UNAM y aunque no me dediqué a estudiar dinosaurios extintos, me quedé dentro del mismo taxón, pues me fui por la ornitología. Aun así me entusiasma mucho aprender sobre todos los tipos de animales. Aunque no ejerzo como biólogo, me encanta explicar lo que sé sobre los seres vivos, en particular los animales, a cualquiera que se interese. En un futuro, me encantaría poder utilizar mis conocimientos de biólogo para volverme creature designer.

follow me

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este artículo.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este artículo no te haya gustado!

¡Déjame mejorar este artículo!

Dime, ¿Cómo puedo mejorar este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15585

¡Oye espera! Ahora puedes...

Suscribirte a nuestra lista de correos,

así estarás al tanto de las últimas novedades.

Ir arriba
Ir al contenido