Yasuní: El llamado urgente que no podemos ignorar

4.5
(55)

Hoy  te quiero contar sobre un lugar mágico, un tesoro natural de incalculable valor ubicado en el corazón de la selva amazónica de Ecuador, el Parque Nacional Yasuní. Este lugar es un verdadero santuario de biodiversidad, hogar de una gran cantidad de especies animales y vegetales, muchas de las cuales son únicas en el mundo o, como las llamaría un biólogo, especies endémicas. Este alto endemismo convierte a Yasuní en uno de los lugares más biodiversos del planeta. Además, el parque es habitado por pueblos indígenas que han vivido allí durante siglos y que mantienen una relación especial con la naturaleza. Sin embargo, el Yasuní también es codiciado por grupos de poder por tener una reserva energética escondida en el subsuelo: 700 millones de litros de petróleo.

Para poner este número en perspectiva, con esa cantidad de petróleo se pueden llenar a tope más de 200 piscinas olímpicas. Quemar todo este petróleo supone una liberación de 208 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. Esto equivale al gasto anual de 40 millones de automóviles. Es importante mencionar, que esta cantidad tan solo representa el 20% del total de las reservas de petróleo en el subsuelo de Yasuní, la extracción del otro 80% no es rentable económicamente.

Debido a la amenaza de la explotación de petróleo y la deforestación desenfrenada, Yasuní enfrenta desafíos significativos. Tanto si eres ciudadano ecuatoriano, como si no, Yasuní necesita de tu ayuda inmediata. En este blog, nos sumergimos en la belleza y fragilidad de Yasuní; también exploramos la importancia de este pulmón verde y cómo su conservación contribuye a la estabilidad climática de todo el planeta.

Yasuní: Reserva de la Biosfera

Yasuní no es solo un parque nacional desde 1979, algo que ya de por sí merece protección, sino que además es una Reserva de la Biosfera declarada por la UNESCO en 1989, como te contaré más adelante. Geográficamente, el Parque Nacional Yasuní se encuentra en la región amazónica, entre las provincias de Pastaza y Orellana, en el norte de Ecuador. Es un ecosistema dominado por el bosque húmedo tropical lluvioso, que forma parte de la cuenca alta del Amazonas.

Además de su excepcional biodiversidad, Yasuní juega un papel crucial en la lucha contra el cambio climático. La selva tropical de Yasuní almacena grandes cantidades de carbono, ayudando a regular el clima global y mitigar los efectos del calentamiento global. Detrás de la magia de Yasuní se encuentran las comunidades indígenas y los defensores de la naturaleza que han dedicado su vida a proteger este ecosistema invaluable.

Ubicación de la Reserva de Biosfera Yasuní.

La Reserva de Biosfera Yasuní fue declarada en 1989 y tiene una superficie total de 1,682,000 hectáreas. Está compuesta por tres áreas: el Área Núcleo de 500,000 hectáreas, el Área de Amortiguación de 700,000 hectáreas y el Área de Transición de 482,000 hectáreas. Estas áreas cumplen diferentes funciones en la conservación y protección del ecosistema.

El 99.73% de esta Reserva de la Biosfera está representada por vegetación natural original, lo que demuestra su importancia como un refugio para la biodiversidad. Se han reportado más de 2.000 especies de árboles y arbustos, de las que se destacan la familia Fabaceae, Annonaceae, Moraceae, Cecropiaceae y otras más, que también incluyen una amplia variedad de lianas, musgos y helechos. Los bosques primarios también albergan una gran diversidad de especies de epífitas y trepadoras.

La fauna en la Reserva de la Biosfera Yasuní es notablemente rica y variada. Hasta ahora se han registrado 204 especies de mamíferos, 610 especies de aves, 139 especies de anfibios y 121 especies de reptiles. Entre los mamíferos se encuentran especies emblemáticas como el jaguar, el oso hormiguero, el perezoso, el delfín rosado y el tapir amazónico. En cuanto a las aves, destacan los guacamayos, tucanes y el águila arpía, entre muchas otras especies. Se estima que hay muchas más especies aún desconocidas para la ciencia. 

Fauna de la Reserva de la Biosfera Yasuní. Collage realizado por Aslhy Pastor.

La Reserva de la Biosfera Yasuní también es habitada por comunidades indígenas como los Waorani, Kichwa y Shuar, así como por colonos. La población se dedica a actividades socioeconómicas como la producción de café, cacao, maíz, plátano, arroz y otros cultivos para consumo local y comercialización. El turismo también desempeña un papel importante, con personas que trabajan como guías turísticos y en operadoras turísticas.

Además de toda esta riqueza natural y cultural, es importante destacar que dentro del Parque Nacional Yasuní, en el campo Ishpingo Tambococha-Tiputini (ITT), se encuentra el 18.3% de las reservas de petróleo probadas del país. Esta es la fuente del conflicto que atraviesa Ecuador: proteger esta maravilla natural o seguir destruyendola por dinero efímero.

 Las amenazas a Yasuní

Durante décadas, el gobierno de Ecuador ha estado extrayendo petróleo de otras partes del país, pero el Yasuní había sido protegido de la explotación gracias a su importancia ecológica y cultural. En 2007, se lanzó una iniciativa llamada Yasuní-ITT, que buscaba dejar los yacimientos de petróleo del parque sin explotar a cambio de compensación financiera internacional. La idea era proteger la biodiversidad y los derechos de los pueblos indígenas, mientras se buscaban alternativas de desarrollo sostenible para la región. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, la iniciativa fue abandonada en 2013 ya que solo logró recaudar 13 millones de los 3 mil millones de dólares necesarios, lo que representa solo el 0.36% de la meta original.

Tristemente, esto llevó a la extracción de petróleo en el parque, lo que ha tenido graves consecuencias para la biodiversidad y los pueblos indígenas que dependen de ella. Además, la extracción de petróleo es una de las principales causas del cambio climático que afecta a todo el planeta.

La protección de Yasuní

Pero no todo está perdido. Aunque la iniciativa Yasuní-ITT no tuvo éxito, todavía hay muchas cosas que podemos hacer para proteger el medio ambiente y los derechos de las comunidades que dependen de él. Aquí hay algunas sugerencias:

En Ecuador se aprobó una consulta popular y el próximo 20 de agosto el pueblo ecuatoriano elegirá entre conservar el Yasuní o seguirlo explotando. Desde La BioZona queremos invitarte a leer más sobre el tema y tomar una decisión informada e imparcial. Debemos conocer la importancia de Yasuní y lo que significa para el planeta perder este pulmón verde.

Aunque esto ocurre en Ecuador, nos concierne a todos los habitantes del planeta Tierra, ya que todos compartimos la misma atmósfera. Además, de manera más regional, en Latinoamérica están ocurriendo muchas historias de este tipo. Súmate a la iniciativa local para preservar la naturaleza. Cada quien desde su trinchera tiene manera de ayudar: 

  • Promoviendo la educación y la conciencia sobre la importancia de la protección del medio ambiente y los derechos de las comunidades indígenas.
  • Exigiendo a los gobiernos y empresas que adopten prácticas más sostenibles y respeten los derechos de las comunidades indígenas.
  • Participando en campañas y movimientos sociales que promuevan la protección del medio ambiente y los derechos humanos.
  • Valorando y promoviendo la preservación de los servicios ambientales que prestan los bosques nativos y ecosistemas naturales.
  • Promoviendo el uso de fuentes de energía renovable y la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles.

No subestimemos el impacto que tiene nuestra conducta individual. Sigamos reduciendo nuestro impacto ambiental a través de prácticas sostenibles, como el reciclaje, preferir el uso de transporte público o bicicletas, y la reducción del consumo de energía y agua.

El Parque Nacional Yasuní representa un tesoro natural invaluable que requiere nuestra atención y acción inmediata. Su biodiversidad única, sus selvas vírgenes y su papel en la estabilidad climática son razones suficientes para unirnos en su protección. A través del apoyo a iniciativas de conservación, todos podemos marcar la diferencia en la preservación de Yasuní y en la lucha por un mundo más sostenible y justo. Aprendamos más sobre este maravilloso lugar, compartamos su historia y tomemos medidas concretas para protegerlo. Recuerda votar este 20 de agosto y pasar la voz.

El futuro de Yasuní depende de nosotros.

Juntos podemos hacer la diferencia.

¡Actuemos ahora por Yasuní!

¿Quieres saber más?

Reserva de Biosfera Yasuní, Ecuador

Hernández Rentería, P. (2020), “La Iniciativa Yasuní-ITT: una oscura lección sobre ética y desarrollo“, Revista de la Facultad de Jurisprudencia RFJ, 7: 208-244.

Parque Nacional Yasuní

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 55

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este artículo.

Ya que has encontrado útil este artículo...

¡Compártelo con tus amigues!

Siento que este artículo no te haya gustado...

¡Déjame mejorar este artículo!

Dime, ¿Cómo puedo mejorar este artículo?

Autor

  • Juámas

    Soy biólogo, nacido en Ecuador pero egresado de la Facultad de Ciencias de la UNAM, en México y Oaxaca es mi lugar favorito del planeta Tierra.

2 comentarios en “Yasuní: El llamado urgente que no podemos ignorar”

  1. George Tello Palacios

    Me interesa todos los temas que afectan el medio ambiente con un planeta sano sin contaminantes la vida continua NO AL EXTRACTIVISMO NI LA MINERIA .!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir al contenido