Amaranto: De mis hotcakes al espacio

5
(4)

Si tuviste la alegría de leer la entrada La ciencia de los hotcakes recordarás que nos enseña que comemos una reacción química al consumirlos. Pero si no la has leído querido lector, aquí te dejamos el enlace.

Después de leer este artículo comencé a prestar más atención a mis hotcakes y pensar en cuántas variantes he probado y cuántas existen. Lamentablemente, parece que el multiverso de los hotcakes es más limitado que el de los waffles. Buscando recetas, encontré una que incluye amaranto. El procedimiento consiste en agregar media taza de amaranto a la mezcla y cocinar como de costumbre. 

Por si no lo conoces, el amaranto es una semilla muy pequeña obtenida de una planta herbácea nativa de México (Figura 1). En la familia del amaranto (Amaranthaceae) se encuentran otras especies que se distribuyen ampliamente, sin embargo, su diversidad se concentra en América del Norte y su cultivo tradicional se ha realizado en México.

Fig 1. Amaranto: De mis hotcakes al espacio
Figura 1. Amaranto, planta a la izquierda y semilla a la derecha.

Sin lugar a duda, esta receta tiene un alto valor nutricional debido a que el amaranto contiene vitaminas, como la A, C y el complejo B, ácido fólico, calcio, hierro, zinc y fósforo. Por si fuera poco, su contenido de proteínas (80%) es el doble que el maíz y 60% mayor al trigo. Además, tiene compuestos fitoquímicos que reducen la pérdida de nutrientes cuando se cocina. Se considera que el amaranto es el mejor alimento de origen vegetal para consumo humano y es uno de los cultivos más prometedores del mundo. 

Reflexionando sobre esto, ¿alguna vez te has preguntado cuántas recetas con amaranto consumes? La mayoría de las personas solemos comerlo en forma de alegrías. En estas preparaciones, el amaranto se endulza con miel o chocolate y se le da forma de barra (Figura 2). En ocasiones se le agregan otras semillas como almendras, cacahuates o pepitas (semillas de calabaza). Esta golosina hace honor a su nombre debido a que se ha descubierto recientemente que las semillas de amaranto son un antidepresivo natural por sus altos niveles de triptófano, un aminoácido que nuestro cuerpo utiliza para producir serotonina; uno de los neurotransmisores responsables de la felicidad y de la regulación del estado de ánimo. 

Fig 2. Amaranto: De mis hotcakes al espacio
Figura 2. Alegría, dulce tradicional hecho con semillas de amaranto.

Además de su valor como alimento, el amaranto tiene una historia muy basta. Es una planta originaria de México cuyo cultivo se remonta hasta hace 10 mil años. Algunos granos y flores de esta planta se han encontrado en distintas zonas arqueológicas. Los mexicas, por ejemplo, producían hasta 20 toneladas de amaranto al año y era un producto importante en el tributo que debían pagar las provincias bajo su dominio. Lo empleaban en combinación con quelites, con miel o con diferentes ingredientes para hacer tamales, y también era utilizado como un alimento ideal para los viajeros debido a que se conserva por largos periodos de tiempo.

El amaranto se valoraba como un alimento que proporcionaba vigor y salud a los guerreros, pero además tenía un papel ritual y religioso destacado. Los mexicas lo utilizaban para formar figurillas humanas, o de dioses, que comían durante algunas de sus fiestas. Cuando los españoles descubrieron la función religiosa de la semilla de amaranto decidieron prohibir su uso. A pesar de la prohibición, el cultivo logró sobrevivir hasta nuestros días gracias a su alta resistencia a las sequías y a condiciones climáticas adversas. Su consumo comenzó a incrementarse en los últimos 50 años y actualmente se produce principalmente en los estados mexicanos de Puebla y Morelos.

Algunas recetas interesantes que se pueden realizar con amaranto en esta época de frío, además de los hotcakes, son el atole de amaranto (a) y las galletas de amaranto (b).

  1. Para el atole de amaranto se deben licuar 2 tazas de amaranto con un poco de leche. Después se calientan 2 litros de leche y se agrega canela. Cuando comienza a hervir, se agrega el amaranto licuado y azúcar al gusto. Calentamos por 10 minutos y está listo.
  2. Para las galletas, el amaranto se muele para obtener una harina y con ella preparar las recetas de galletas de preferencia. Particularmente mezclar amaranto con chocolate es una opción popular.

La capacidad de crecimiento, su ligereza, resistencia y alto contenido nutricional han llevado al amaranto literalmente hasta el espacio. Desde 1985 forma parte de la dieta de los astronautas. Su digestión es fácil y su consumo no tiene efectos negativos significativos a menos que se coma en exceso, en cuyo caso podría causar una ligera diarrea. Asimismo es una excelente opción para personas con enfermedad celíaca, ya que no contiene gluten y se puede utilizar como sustituto de las harinas. En las referencias podrás encontrar una página con más de 500 recetas con amaranto, así como una página con recetas veganas que utilizan este ingrediente milenario. Te invito a experimentar con esa semilla tan nutritiva y deliciosa, no solo en alegrías y en los hotcakes.

Agradecimientos

Agradezco a Ptyrex, Don Helecho y a Etel por revisar el texto y realizar las correcciones oportunas.

¿Quieres saber más?

Carrillo Terán, W. I., et al. (2015), “Compuestos bioactivos derivados de amaranto y quinua“, Actualización en Nutrición, 16 (1): 18-22.

Matias Luis, G., et al. (2018), “Usos actuales y potenciales del Amaranto (Amaranthus spp.)“, Journal of Negative and No Positive Results: JONNPR, 3 (6): 423-436.

Amaranto alimento completo

El amaranto, la semilla de los dioses aztecas

Amaranto: qué es, cómo cocinarlo

Recetas de Amaranto

15 recetas con amaranto que debes probar

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este artículo.

Ya que has encontrado útil este artículo...

¡Compártelo con tus amigues!

Siento que este artículo no te haya gustado...

¡Déjame mejorar este artículo!

Dime, ¿Cómo puedo mejorar este artículo?

Autor

1 comentario en “Amaranto: De mis hotcakes al espacio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir al contenido