Los polinizadores ante el cambio climático

5
(10)

Las abejas, los colibríes, los escarabajos, las moscas, las mariposas, los murciélagos y las polillas son los principales polinizadores de más del 80% de las plantas con flor. Gracias a estos organismos tenemos frutas y verduras en nuestra mesa, además de que contribuyen a mantener una gran biodiversidad de plantas. Por ello, en los últimos años se ha promovido la divulgación de su importante labor junto con la promoción de su conocimiento y protección. A pesar de su importancia, los polinizadores enfrentan una serie de amenazas entre las que se encuentran la pérdida de hábitat y el uso de pesticidas químicos en los cultivos. Sin embargo, una amenaza latente que cada vez es más importante es el cambio climático y sus impredecibles efectos.

El cambio climático representa un desafío para nuestra supervivencia y para la de los otros organismos con los que compartimos el planeta por lo que, durante años, se han realizado numerosas investigaciones sobre las consecuencias del calentamiento global a corto, mediano y largo plazo. Sin embargo, se conoce muy poco sobre lo que puede ocurrir con los polinizadores bajo estas condiciones cambiantes. Entre los problemas que posiblemente enfrentarán los polinizadores ante el cambio climático se encuentran los siguientes:

  • Alteración de los patrones climáticos y modificación de los ecosistemas, lo que resulta en la pérdida o degradación de su hábitat. Los polinizadores de las regiones frías y templadas son especialmente vulnerables a este cambio.
  • Fluctuación en los ciclos biológicos. Por ejemplo, los cambios en las temporadas de floración y la disponibilidad de néctar y polen. Esta alteración puede desincronizar los ciclos de vida de las plantas con los polinizadores, lo que puede llevar a que estos últimos tengan una falta de alimentos adecuados en momentos críticos. Como resultado, se afecta su capacidad para reproducirse y sobrevivir.
  • Alteración de las relaciones entre plantas y polinizadores. Por ejemplo, algunos estudios sugieren que el aumento de las temperaturas puede afectar la eficacia de la polinización, disminuyendo la producción de semillas y afectando la diversidad genética de las plantas.
  • Las condiciones climáticas cambiantes pueden debilitar la salud de los polinizadores, haciéndolos más susceptibles a enfermedades y parásitos. Por ejemplo, el estrés térmico prolongado puede perjudicar a su sistema inmunológico y aumentar su vulnerabilidad a infecciones.
  • Los cambios en los patrones climáticos pueden alterar la distribución geográfica de las especies vegetales y los polinizadores. Al moverse los polinizadores hacia nuevas áreas en busca de condiciones más adecuadas, pueden encontrarse con desafíos, como la falta de hábitats adecuados o la competencia con otras especies locales.

Estas amenazas combinadas pueden tener efectos negativos en la diversidad y abundancia de los polinizadores, lo que a su vez impacta en la fecundidad de las plantas y en la producción de alimentos. Por lo tanto, es esencial tomar medidas para mitigar el cambio climático y proteger los hábitats de los polinizadores, promoviendo así su conservación y el mantenimiento de los ecosistemas saludables. Por ejemplo, una medida que ha desempeñado un papel importante para la conservación de estas especies es la siembra de jardines de polinizadores.

Ejemplo de jardín para polinizadores en la Ciudad de México.

Los beneficios de estos jardines son mayores si se utilizan especies de plantas nativas de la región, pues no solo mantienen la biodiversidad local, sino que también proveen alimento, refugio y hábitat a especies animales incluyendo, por supuesto, a los polinizadores. Por si fuera poco, pueden proporcionar belleza escénica, algunas hortalizas, así como fungir como centros de observación y educación ambiental. Así, estos jardines han servido como una estrategia que amortigua las presiones que las actividades humanas generan en los hábitats naturales sirviendo como áreas que contribuyen al mantenimiento de los ecosistemas. 

Al establecer estos espacios, se brinda la oportunidad de informar y educar a la comunidad sobre la importancia de los polinizadores, la conservación de la biodiversidad y el cambio climático. Esto puede generar un impacto a largo plazo, al fomentar prácticas sostenibles y cambios de comportamiento en las personas con relación al cuidado del medio ambiente. Además, los jardines de polinizadores pueden desempeñar un papel importante en la lucha contra el cambio climático de varias maneras. Por ejemplo:

  • Conservan la biodiversidad al crear un hábitat para los polinizadores, permitiendo que se establezcan poblaciones dentro de las ciudades y poblados. Incluso proporcionan sitios de anidación para algunas especies como los colibríes.
  • Al conservar y promover la diversidad de plantas, se aumenta la resiliencia de los ecosistemas frente al cambio climático.
  • Suelen estar compuestos por una variedad de plantas, incluyendo árboles, arbustos y flores de crecimiento rápido. Estas plantas tienen la capacidad de absorber dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera durante la fotosíntesis, mitigando los efectos del cambio climático.
  • Los jardines de polinizadores, especialmente aquellos que utilizan prácticas de jardinería sostenible, pueden ayudar a conservar el agua y reducir la erosión del suelo. Al incorporar técnicas como la captación de agua de lluvia, el uso de plantas nativas adaptadas al clima local y la cobertura vegetal en el suelo, se reduce la necesidad de riego y se minimiza la pérdida de agua por escurrimiento.
  • Pueden proporcionar una fuente de alimento constante para los polinizadores. Al cultivar plantas que florecen en diferentes momentos del año, se puede asegurar una provisión continua de néctar y polen durante toda la temporada de crecimiento. Esto es especialmente importante en un contexto de cambio climático, donde los patrones de floración natural pueden alterarse, como ya mencionamos.

En resumen, los jardines de polinizadores son una forma efectiva de contribuir a la lucha contra el cambio climático al conservar la biodiversidad, capturar dióxido de carbono, conservar el agua y promover la conciencia ambiental. Al crear y mantener estos espacios, podemos hacer una diferencia positiva en la mitigación de los efectos del cambio climático. Si estás interesado, existen varias guías sobre instalación como las que encontrarás abajo que pueden ayudarte a tener tu propio jardín de polinizadores y disfrutar de sus beneficios.

Agradecimientos

Agradezco a Izzy y a Sensu Lato por haber revisado el borrador de esta entrada.

¿Quieres saber más?

Construyendo un jardín para polinizadores

Guía para la creación de jardines polinizadores

Guía práctica para la instalación de jardines de polinizadores

Johnson, S. N. & Jones, T. H. (2016), “Global Climate Change and Terrestrial Invertebrates“, John Wiley & Sons, Ltd.

Freimuth, J., et al. (2022), “Climate warming changes synchrony ofplants and pollinators“, Proc. R. Soc. B., 289: 20212142.

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 10

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este artículo.

Ya que has encontrado útil este artículo...

¡Compártelo con tus amigues!

Siento que este artículo no te haya gustado...

¡Déjame mejorar este artículo!

Dime, ¿Cómo puedo mejorar este artículo?

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir al contenido